Orugas de procesionaria en un nido

Cuidado con la oruga procesionaria

Estos días estamos empezando a ver casos de intoxicación por orugas de la Procesionaria procedentes de las bolsas o nidos que se encuentran en los pinos tanto del bosque como de nuestras calles y jardines y que han proliferado debido a las altas temperaturas que estamos teniendo este invierno.

Las orugas tienen un mecanismo de defensa que consiste en un revestimiento de pelos urticantes que al contacto con la piel, lengua y mucosa oral producen una reacción alérgica aguda que es motivo de consulta de urgencia.

Los síntomas a los que tenemos que poner atención son: salivación exagerada, picor facial, posibles vómitos e inflamación de la lengua que en algunos casos puede provocar su necrosis y pérdida parcial. Si observáis alguno de ellos no esperéis y acudir a la clínica para darle el tratamiento adecuado.